Día Mundial de las Poblaciones Indígenas: Su origen y la situación actual en Latam

El 9 de agosto se conmemora el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, fecha proclamada por la Asamblea General de la ONU en 1994 para celebrar y visibilizar a estas comunidades en todo el mundo.

Según Naciones Unidas, hay más de 476 millones de personas indígenas distribuidas en alrededor de 90 países. Representan más de 5,000 culturas distintas y hablan unas 7,000 lenguas y dialectos.

La elección del 9 de agosto busca homenajear el primer encuentro del Grupo de Trabajo sobre Poblaciones Indígenas de la ONU realizado en Ginebra en 1982. Este grupo ha trabajado para desarrollar normas internacionales sobre los derechos de los pueblos indígenas.

Uno de sus logros fue la adopción de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas en 2007. Este instrumento reconoce sus derechos colectivos, como la libre determinación, la autonomía y el control de sus tierras tradicionales.

Además, busca poner en relieve los desafíos y discriminaciones que estas poblaciones han sufrido históricamente. Iniciativas como el Día Internacional contribuyen a tomar conciencia sobre la necesidad de proteger su invaluable patrimonio cultural y natural.

La situación de los pueblos indígenas en América Latina

Según la CEPAL, la región alberga alrededor de 45 millones de indígenas pertenecientes a más de 400 pueblos distintos. Sus idiomas nativos se calculan entre 650 y 700.

Los principales países con población indígena en la zona son México, Perú, Guatemala y Bolivia. Sin embargo, estos pueblos suelen estar en condiciones de pobreza, con menos acceso a salud, educación, empleo y representación política.

En las últimas décadas, los movimientos indígenas latinoamericanos han cobrado mayor fuerza para luchar por el reconocimiento de sus derechos. El activismo de figuras como Rigoberta Menchú de Guatemala o Evo Morales de Bolivia ha inspirado a muchos.

No obstante, la discriminación y criminalización persiste en varios países contra líderes y comunidades indígenas que defienden sus tierras y recursos. Es urgente que los Estados garanticen su inclusión social y política para avanzar como sociedades interculturales.

Los pueblos originarios en el Perú

Nuestro país posee una rica diversidad de 55 pueblos indígenas u originarios, de acuerdo al último censo nacional. La población indígena representa al 25% de todos los peruanos.

Destacan grupos numerosos como los quechuas, aimaras, asháninkas, shipibos y aguarunas, entre otros. Se ubican mayormente en las regiones andinas y amazónicas.

El Estado peruano ha dado pasos para reconocer legalmente a estas poblaciones ancestrales, como la creación del Viceministerio de Interculturalidad en 2010.

También se ratificó el Convenio 169 sobre pueblos indígenas y tribales de la OIT. Pero en los hechos, continúan enfrentando exclusión y sus tierras comunales siguen sin una protección adecuada.

Este 9 de agosto, conmemoremos la invaluable contribución de los pueblos originarios a la cultura e identidad peruana. Y reafirmemos el compromiso de seguir trabajando por una sociedad donde puedan ejercer plenamente sus derechos colectivos.

Los pueblos originarios en México

México cuenta con alrededor de 12 millones de indígenas pertenecientes a 78 pueblos reconocidos oficialmente. Los principales son nahuas, mayas, zapotecos, mixtecos y otomíes.

Aunque la Constitución mexicana reconoció sus derechos desde 1992, aún enfrentan discriminación y marginación. Persisten grandes brechas socioeconómicas entre población indígena y no indígena. Sus lenguas nativas también están en riesgo de desaparecer.

No obstante, han aumentado esfuerzos para revitalizar las lenguas, como programas de educación intercultural bilingüe. Y se reconocen avances en términos de participación política y acción colectiva de estas comunidades.

Los pueblos originarios en Guatemala

Guatemala posee una población indígena mayoritaria estimada en 60% del total. Los principales pueblos mayas son k’iche’, q’eqchi’, kaqchikel y mam.

A pesar de los acuerdos de paz de 1996 que buscaron mejorar los derechos indígenas, la exclusión y pobreza se mantienen muy elevados. Organizaciones internacionales denuncian continuas violaciones a sus derechos humanos fundamentales.

Movimientos como el de Rigoberta Menchú han luchado por visibilizar la situación de opresión histórica de los mayas y reivindicar su papel en la sociedad guatemalteca. Pero aún queda mucho por avanzar para una verdadera inclusión.

Los pueblos originarios en Bolivia

Bolivia se define en su Constitución como un Estado plurinacional que reconoce a 36 pueblos indígenas. Los quechuas y aimaras son mayoritarios, seguidos de guaraníes y chiquitanos.

La llegada al poder de Evo Morales en 2006, primer presidente indígena, significó un hito. Se refundó Bolivia como nación intercultural y plurilingüe. La nueva CPE reconoció derechos colectivos sobre territorios ancestrales.

Sin embargo, en los últimos años han resurgido tensiones entre población indígena y mestiza. Organizaciones indígenas denuncian que sus demandas no han sido cabalmente atendidas. La discriminación y exclusión persisten pese a los cambios legales.