Todo sobre el Contenedor Amarillo de Reciclaje: La Guía Definitiva que Necesitas Leer 🌍

El contenedor amarillo está presente en nuestras calles y hogares para facilitarnos el reciclaje de envases ligeros. Pero, ¿realmente sabes para qué sirve y cómo utilizarlo de forma correcta?

En esta completa guía te explicamos todo lo necesario sobre el contenedor amarillo de reciclaje: desde lo que se debe depositar hasta recomendaciones para aprovecharlo al máximo. ¡Toma nota!

¿Qué es el Contenedor Amarillo y Para Qué Sirve?

El contenedor amarillo, también conocido como igloo amarillo, es el recipiente destinado al depósito y recogida selectiva de residuos de envases ligeros producidos en los hogares. Su función es facilitar el reciclaje de estos residuos, que posteriormente son transportados a plantas de selección y recuperación para su tratamiento. En 2020, más de 1,6 millones de toneladas de envases ligeros se reciclaron en España gracias a este sistema.

¿Qué se Deposita en el Contenedor Amarillo?

A continuación te indicamos qué residuos se deben depositar y no depositar dentro del contenedor amarillo de reciclaje:

SÍ se debe depositar:

  • Envases de plástico: botellas de plástico, bolsas de plástico, bandejas, films, blisters, botes de productos de higiene y limpieza, etc.
  • Latas de conservas, latas de bebidas, comida para mascotas.
  • Latas de aerosoles vacías (spray de limpieza, laca, desodorante, etc.)
  • Briks o tetrabricks de leche, zumos, caldos, vino.
  • Cubos de plástico.
  • Bandejas y envoltorios de aluminio, papel de aluminio, utensilios de cocina de plástico e incluso bandejas de corcho blanco.
  • Tapas, tapones, chapas y cascados de plástico o metal.

NO se debe depositar:

  • Envases de vidrio (botellas, frascos). Van al contenedor verde.
  • Papel y cartón. Se depositan en el contenedor azul.
  • Residuos orgánicos. Se gestionan aparte en los municipios.
  • Pilas y baterías. Pertenecen a la recogida selectiva de residuos peligrosos.
  • Textil, calzado, juguetes de plástico, enseres. Deben llevarse a un punto limpio.
  • Residuos sanitarios como mascarillas o guantes. Van al contenedor gris de resto.

Consejos Prácticos para Utilizar Correctamente el Contenedor Amarillo

Para contribuir a que el reciclaje de envases ligeros sea más eficiente, te recomendamos seguir estos sencillos consejos:

  • Aplasta bien los envases: Reducirás el volumen que ocupan.
  • Enjuaga los envases: Facilitarás su reciclaje.
  • Dobla las cajas de tetrabrick: Ocuparán menos espacio.
  • Separa los tapones y tapas de plástico o metal: Son 100% reciclables.
  • Cierra bien la boca del contenedor: Evitarás la dispersión y el acceso de animales.

¿Quién se Encarga del Contenedor Amarillo?

La entidad responsable de la coordinación del reciclaje de envases ligeros a través del contenedor amarillo es Ecoembes. Se trata de una organización sin ánimo de lucro constituida por empresas envasadoras y comercializadoras de productos de consumo, que se encarga de optimizar y gestionar el reciclaje de envases domésticos en toda España. Para ello coordina a todos los agentes implicados:

  • Ciudadanos que depositan los envases.
  • Municipios que instalan y mantienen los contenedores.
  • Empresas que retiran las bolsas de los contenedores y transportan los residuos.
  • Plantas de selección que clasifican los materiales recuperados.
  • Recicladores finales que los convierten en nueva materia prima.

El Recorrido de los Envases Hasta su Reciclaje

¿Te preguntas qué ocurre cuando depositas un envase en el contenedor amarillo? A continuación te explicamos qué procesos sigue hasta convertirse en un nuevo producto.

  1. Lo depositas en el contenedor correcto, en este caso el amarillo.
  2. El camión de recogida retira periódicamente las bolsas o contenedores llenos.
  3. Se trasladan a una planta de selección de envases.
  4. Mediante procesos automáticos y manuales se separan por tipo de residuo: plástico, metal, brick, etc.
  5. Se compactan y empaquetan para facilitar su transporte.
  6. Se envían a recicladores especializados en cada material.
  7. Se convierten en materia prima reciclada para elaborar nuevos productos.
  8. Las empresas incorporan este material reciclado en sus procesos de producción en sustitución de materia virgen.
  9. ¡Nace un nuevo producto más sostenible! Cierra el círculo de la Economía Circular.